María Belén Gómez Villalba.

 

Son muchas las zonas de Madrid que se han ido peatonalizando a lo largo de estos años para así liberarlas de grandes flujos de contaminación. Sol, Callao, Fuencarral son algunos de estos núcleos donde se decidió impulsar el famoso Plan E. Es de gran relevancia aportar que Gran Vía será semipeatonal por lo que deberíamos preguntarnos si la contaminación es la razón de dicha peatonalización.

Jan Gehl definió la ciudad como el lugar adecuado para los encuentros humanos, un lugar diseñado para las necesidades de las personas. Es necesario un plan de calles con calidad, con diferentes actividades que motiven a la ciudadanía, esto se consigue mediante la peatonalización. El urbanista Gehl explica la necesidad de ver la peatonalización como una política urbana para así crear ciudades sostenibles, seguras y saludables. Lugares céntricos como son Nueva York, Burdeos, Copenhague, Colonia, o incluso Sevilla y Málaga han sido peatonalizados, principalmente con la idea de reducir los vehículos a motor, pero décadas después esta idea se ha ido desdibujando para añadir otra más interesante: peatonalizar para potenciar el desarrollo económico y así reinventar estas zonas céntricas en centros comerciales abiertos. No solo debe ser un mayor desarrollo económico sino, por ejemplo, fomentar el uso de bicicletas en las ciudades para así ganar calidad de vida mediante el deporte y la reducción de otros automóviles.

Gracias a la peatonalización los residentes de la zona madrileña cambiarán su comportamiento habitual en el día a día. El ayuntamiento de Madrid, encabezado por Ahora Madrid y de la mano del PSOE quiere convertir una de las calles más emblemáticas de Madrid, como es Gran Vía, en un lugar donde ganemos calidad de vida. Ganaremos calidad de vida mediante la reducción de la contaminación, el partido lleva en su programa eliminar los vehículos a motor para así reducir la contaminación y por lo tanto las enfermedades. Algunos sectores como la FRAVM pueden verse perjudicados al no saber como se va a redistribuir el espacio público, puesto que puede ser perjudicial que la restauración solicite mayor espacio para sus terrazas. Por ello podría ser conveniente conocer en esencia todas las
reformas para cada colectivo.

Es cierto que esto puede tener alguna política económica indirecta, ahora convertiremos Madrid en un punto de atracción, algunos comercios se atreverán a instalar sus tiendas en estos lugares y esto llevará a la creación de mayor variedad comercial. Es necesario crear ciudades dinámicas e innovadoras, como es el caso de Seattle, la cual actualmente se caracteriza por su apertura a la diversidad y al crecimiento, con el objetivo de incorporar ‘talentos’ para generar riqueza. Seattle, la ciudad del talento, la tolerancia y la tecnología, con espacio para bicicletas, espacios naturales y oficinas, tal como Amazon que promueven la diversidad para las mujeres o los discapacitados.

Sin embargo, nos siguen vendiendo la peatonalización de 1,3 km de la Gran Vía como la mejora de la calidad del aire y, por ende, esto no llega a calar en la ciudadanía. Podría ser más innovador que denominasen de otra forma el proyecto para así conseguir la atracción de los viandantes, ciudades reinventadas para las personas, puesto que es lo que verdaderamente se pretende hacer en la mayoría de ciudades del mundo. Además, la Unión Europea es una de las principales causas por las cuales se quieren fomentar estas medidas, ya que estamos sobrepasando las emisiones de CO2, siendo así este el mensaje que se podría transmitir. Gracias a esta redefinición alcanzaremos indirectamente ese propósito tan complicado, la reducción de los niveles de contaminación.