Julia Lozano Martín. 17 NOVIEMBRE 2017.

#Voto

#Género

#ParticipaciónPolítica

#Elecciones

En Europa las mujeres presentan un interés en política dieciséis puntos porcentuales más bajo que los hombres
(Fraile 2017). En lo que se refiere a España, los resultados de la Encuesta Social Europea en sus diversas oleadas,
nos muestran cómo a pesar de un aumento en el interés por la política en el conjunto de la población española en la última década, no ha desaparecido la brecha de género en lo relativo a esta cuestión, tal como demuestra el primer gráfico.

En lo que se refiere a los modos de participación no electoral, se pueden observar también claras
diferencias, siendo las mujeres más proclives a participar a través de boicots a determinados productos (Morales 2000) que en manifestaciones u otro tipo de participación no electoral (Vergé 2014).

Las mujeres debido al tipo de responsabilidades que históricamente se les han atribuido, han visto delimitado su protagonismo (Hernández 2016). Los datos de la ESS de 2014 demuestran, a través de la introducción de tres nuevas preguntas, no presentes en las anteriores oleadas, las diferencias en lo relativo a la capacidad que creen tener hombres y mujeres para influir, tener voz y formar parte del sistema político español, tal como demuestra el segundo gráfico.

Promover la igualdad de género contribuye a reducir la diferencia en lo referido al interés en política entre hombres y mujeres sobre todo en edades adultas (Fraile 2017) ¿Es posible entonces activar el voto femenino a través de la propuesta de medidas políticas tendentes a disminuir las desigualdades de género? Cabría pesar que igual que los partidos pueden construir sus discursos alrededor de cuestiones como la religión o el nacionalismo activando así el voto nacionalista o religioso (Fernández Albertos 2002 y Cordero 2014), se podría activar el interés y voto femenino mediante la construcción de discursos relativos a la igualdad de género.

Ha sido comprobada la existencia de conexiones entre determinadas medidas políticas a favor de las mujeres (como la introducción de cuotas electorales) y el voto a favor del partido político que impulsa estas medidas. Las políticas a favor de los derechos de las mujeres por tanto refuerzan las lealtades partidistas particularmente entre aquellas mujeres que ya tengan alguna cercanía ideológica con este partido. (Martínez y Calvo 2010).

Los partidos de izquierda tienden a favorecer políticas más acordes con los intereses de las mujeres y por tanto, las mujeres con esta ideología política tienden a ser más activas políticamente (Cole 1999). El estudio de Martínez y Calvo coincide con tal idea en la medida en que de su análisis del electorado del PSOE tras la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres se ha reflejado en una mayor feminización del electorado socialista (tercer gráfico).

En ocasiones la respuesta de las formaciones políticas estatales españolas a las reivindicaciones tendentes a la equidad como la una presencia equilibrada de mujeres y hombres en los puestos de responsabilidad política no han sido más que fruto de la competición electoral entre los partidos, la lucha por el voto femenino, etc. siendo considerado en ocasiones mero marketing político (Verge 2006).

De ser posible la activación del voto femenino mediante estrategias de los partidos políticos en sus discursos electorales, se ha de pensar que la disminución de la brecha de género, ya no solo en lo referente a lo político si no en todos los ámbitos de la vida es una cuestión de tal importancia que parece poco ético pensar en que pueda ser utilizado tan solo como medio de captación de votos, pero además, aun siendo verdaderamente implementadas políticas tendentes a tal igualdad como las relativas a las cuotas electorales, es necesario apuntar que una mayor
presencia de mujeres en cargos políticos no garantiza una mayor confianza de las mujeres en su capacidad de influir en el sistema, de participar activamente, y por ello ha de reflexionarse acerca de cuáles son las causas del “desinterés” femenino en la política.

 

Bibliografía:

  • Albertos, José Fernández. “Votar En Dos Dimensiones: El Precio Del Nacionalismo y La Ideología En El
    Comportamiento Electoral Vasco, 1993-2001.” Revista Española De Ciencia Política no. 6 (2002):
    153-181.
  • Cole, Elizabeth, Alyssa Zucker y Joan Ostrove. 1998. “Political Participation and Feminist Consciousness
    among Women Activists”. Political Psychology 19 (2): 349-71.
  • Cordero, Guillermo. “Religiosidad y Voto En 34 Democracias Europeas.” Revista Española De Ciencia
    Política no. 34 (2014): 35-65.
  • Fraile, Marta and Raúl Gómez. “Bridging the Enduring Gender Gap in Political Interest in Europe: The
    Relevance of Promoting Gender Equality.” European Journal of Political Research (2017).
  • Hernández, Jone M. 2015. “Hacia una cartografía de la participación invisible. Proyectando mapas para la
    participación local de las mujeres” ¿Tiene género la participación? Rompiendo barreras en la participación de las mujeres. Ed: Alboan
  • Martínez Pérez, A. and Kerman Calvo. “Un Análisis Del Efecto De La Ley De Igualdad En La Representación
    Electoral, Parlamentaria y El Comportamiento Electoral De Las Mujeres En Las Elecciones Generales De 2008.” (2010).
  • Morales, Laura (1999): “Participación política en España: un análisis de las diferencias de género”, Ortega,
    Margarita, Sánchez, Cristina y Valiente, Celia (eds.), Género y ciudadanía. Revisiones desde el ámbito privado, Madrid, UNAM, págs. 423-448.
  • Vergé, Tania. “Mujer y Partidos Políticos En España: Las Estrategias De Los Partidos y Su Impacto Institucional, 1978-2004.” Revista Española De Investigaciones Sociológicas (Reis) 115, no. 1
    (2006): 165-196.
  • Vergé, Tania (2014). “Comportamiento político”, LOIS, Marta y ALONSO, Alba (coords.) Ciencia política con
    perspectiva de género, Madrid, Akal, págs. 99-128.