Por Margot Picard

En 2015, 26% de los votantes de entre 18 y 34 años tenían intención de votar a Podemos, un 15% a Ciudadanos, un 11% al PSOE y un 10% al PP[1]. ¿Los partidos tradicionales se estarían convirtiendo en formaciones para mayores? Esto es lo que cuestionaba un articulo publicado en El País en Abril de 2015[2]. En efecto, estas cifras apuntalaban una brecha generacional entre el voto a los partidos tradicionales (PP y PSOE) y el voto a los nuevos partidos (Podemos y Ciudadanos) en España. Esta brecha se ha ido confirmando en las ultimas elecciones generales de 2016 que vieron la irrupción de estos nuevos partidos en el Congreso de los diputados.

Tanto en España como en Francia, en las últimas elecciones generales entraron nuevas fuerzas políticas en el Congreso. Podemos y Ciudadanos en España, La République En Marche en Francia.

En España, las elecciones generales del 26 de Julio de 2016, sucesivas a las de 2015 que no permitieron formar gobierno, supusieron una ruptura del sistema de partidos estable[3].  Esta ruptura se caracterizó por una fuerte volatilidad electoral y por la entrada de estas dos nuevas fuerzas políticas en el Congreso a consta de la caída del porcentaje de voto a los partidos tradicionales. El PP y el PSOE sumaron un escaso 51% de los votos en 2015, aunque en 2011 solo el PP había conseguido el 45,25% de los votos. Sobre fondo de crisis económica, la irrupción de nuevas formaciones políticas es el síntoma de una crisis política más profunda en la ciudadanía (perdida de confianza en los partidos tradicionales y en las instituciones). Sin embargo, no se trata de una excepción. Francia también experimentó la irrupción de La République En Marche (LREM), partido de Emmanuel Macron, en el Congreso de los diputados en las últimas elecciones generales de 2017, cuando los partidos tradicionales Les Républicains (LR) y el Parti Socialiste (PS) fracasaron. Como Podemos y Ciudadanos, canaliza el descontento de los ciudadanos y representa una esperanza frente al fracaso de los partidos tradicionales.

En este contexto, este articulo tiene como propósito comprobar si la brecha generacional que existe en España entre el voto a los nuevos partidos y el voto a los partidos tradicionales se observa también en Francia. La cuestión del perfil de los votantes según la edad ya es objeto de análisis. Se ha mostrado la perdida de votos jóvenes para los partidos tradicionales, votos que se canalizan a través de los nuevos partidos.

Para explicar la diferencia entre el voto joven y el voto de los mayores, así como el éxito de los nuevos partidos, se ha argumentado (entre otras cosas) que los partidos tradicionales no han sido capaces de responder a las demandas de los jóvenes. Los niveles de afiliación y de identificación partidista se han reducido sobre todo dentro de los jóvenes. Además, se observa un alejamiento de los partidos. Otro argumento sería que la globalización y la crisis económica afectan de manera diferente el comportamiento político de los jóvenes y de los mayores[4].

Al lado de estos estudios, parece interesante adoptar una perspectiva comparada con lo que pasa en Francia. Esta cuestión tiene plena relevancia para entender después las diferencias (ideológicas, de estrategia de comunicación,  etc.) entre los nuevos partidos que siguen una misma senda de éxito electoral en estos dos países. De manera general el análisis del voto en términos generacionales puede ser una clave para explicar la derrota de los partidos tradicionales y entender la emergencia de los nuevos partidos. Por encima, el hecho de que hoy en día los jóvenes voten de manera diferente a los mayores así como el éxito de nuevos partidos van a tener repercusiones a medio plazo. Van a redefinir el sistema de partidos y con ello la formación de gobiernos y la formulación de las políticas publicas.

O sea, cuando se compara el caso francés y el caso español se observa que la brecha generacional entre el voto a los nuevos partidos y a los partidos tradicionales en España no se encuentra en Francia. Para demostrar esta hipótesis, utilizamos datos electorales provenientes del CIS  para España y de Ipsos / Sopra Steria para Francia (recuerdo de voto de las ultimas elecciones generales en cada país).

La tabla 1 presenta el recuerdo de voto en las elecciones generales de 2016 en España en función de la edad de los votantes.

Tabla 1. Recuerdo de voto en las elecciones generales de 2016 en España en función de la edad de los votantes.

Las dos variables utilizadas son la edad (“edad5”) y el recuerdo de voto (“recvoto”). Respecto al recuerdo de voto, el 1 representa el voto al PP, el 2 al PSOE, el 3 a Unidos Podemos y el 4 a Ciudadanos. El 0 no se toma en cuenta en nuestro análisis ya que nos centramos en los cuatro partidos que son el PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos (son las respuestas diferentes a estas cuatro formaciones).

Respecto a la edad, el 1 representa la categoría de los 18-24 años, el 2 de los 25-34 años, el 3 de los 35-49 años, el 4 de los 50-59 años, el 5 de los 60-69 años y el 6 de los 70-95 años.

Lo que se destaca es que el tramo de edad donde los porcentajes de voto a Podemos y Ciudadanos son los más altos son los 25-34 años (respectivamente 15,47% y 12,89%). Al contrario, los tramos donde los porcentajes son los más bajos son los 60-69 años y los 70-95 años (8,31% y 3,01% para Podemos; 5,82% y 3,47% para Ciudadanos). Por lo tanto, los jóvenes votan más a Podemos y Ciudadanos que los mayores.

La brecha generacional que caracteriza el voto a los nuevos partidos y a los partidos tradicionales en España no se encuentra en Francia. La tabla 2 presenta el voto a los partidos en las elecciones generales francesas de 2017 en función de la edad.

Tabla 2. Voto en las elecciones generales francesas de 2017 en función de la edad

Lo que se desprende de la tabla 2 es que el electorado de LREM está diseminado equitativamente en todas las categorías de edad. No está concentrado en uno o dos grupos de edad.El gráfico 1 recopila los datos expuestos en las tablas 1 y 2 y pone de relieve una tendencia general de caída del voto a los nuevos partidos a partir de los 60 años en España.

Gráfico 1. Porcentaje de voto (intención de voto) según el grupo de edad a los nuevos partidos

Muestra que el voto al partido de Emmanuel Macron está equilibrado en término generacional. No hay un grupo de edad que se diferencia del conjunto de los demás por su fuerte o escaso apoyo. Sin embargo, el voto a Podemos y Ciudadanos presenta una clara brecha generacional. En efecto, a partir de los 60 años hay una caída del apoyo. El porcentaje de los ciudadanos que vota a estos partidos va bajando fuertemente.

Para concluir, se comprueba que la brecha generacional que existe en España entre el voto a los nuevos partidos y el voto a los partidos tradicionales no se observa en Francia. Existe un equilibrio generacional en Francia en el voto a LREM.

Entonces, cabría preguntarse por qué este partido consigue atraer apoyos equilibrados en términos de edad, y más específicamente qué hace que atrae a los más de 60 años, edad de ruptura para Podemos y Ciudadanos. La confianza en los lideres y la ubicación ideológica podrían ser factores explicativos. Esta cuestión tiene plena relevancia en un contexto en el cual a largo plazo la necesidad para los nuevos partidos es arraigarse en el panorama político,  mientras que la de los partidos tradicionales es sobrevivir atrayendo a votantes más joven.  Se podría extender la comparación con otros países para intentar resolver estos retos.

Finalmente, cabe añadir que aunque el voto a LREM está equilibrado en termino generacional, existen disparidades socio-profesionales no tan pronunciadas en España.

 

Bibliografía

– Tarek Jaziri. (2017). El voto joven en Europa. Politikon. https://politikon.es/2017/12/11/el-voto-joven-en-europa/

– Álvaro de Cózar. (2015). El apoyo de los jóvenes a los partidos clásicos cae en picado. El País. https://politica.elpais.com/politica/2015/04/02/actualidad/1428003788_979137.html

José Rama Caamaño. (2016). Ciclos electorales y sistema de partidos en España, 1977-2016.  RJUAM (n°34, 2016-II, pp. 241-266)

Ipsos / Sopra Steria. (2017). 1er tour des élections législatives : sociologie des électorats et profil des abstentionnistes. https://www.ipsos.com/fr-fr/1er-tour-legislatives-2017-sociologie-des-electorats-et-profil-des-abstentionnistes

– CIS. (2017). Barómetro de octubre de 2017 (estudio n°3191). http://www.cis.es/cis/export/sites/default/Archivos/Marginales/3180_3199/3191/cues3191.pdf