Bourboin Lola.

#Voto

#Género

#ParticipaciónPolítica

Hace pocos días, el 2 de noviembre de 2017, el Foro Económico Mundial publicó su informe anual sobre la paridad hombres-mujeres, en el cual subrayó que “el ámbito político es actualmente el que conoce la desigualdad de género mayor”[1]. Este informe se inscribe en el conjunto de noticias que se publican regularmente y recuerdan las disparidades entre mujeres y hombres en las instituciones políticas. Sin embargo todas estas observaciones se centran en el ámbito de la representación política y no de la participación política. Pues es una lástima porque al mirar más atentamente, se notan diferencias en la participación política de los hombres y de las mujeres. Por ejemplo aparece curioso que, en Europa, algunas mujeres votan más que sus conciudadanos masculinos mientras que otras votan menos que ellos. Pero ¿por qué?

Pues, todavía no se sabe muy bien explicarlo por la poca atención que suscitan las diferencias de participación electoral entre mujeres de diferentes países. Lo que sí parece cierto es que estas diferencias de voto se explican en parte por la socialización, como lo subrayó Sílvia Claveria en un artículo en el cual intentó explicar por qué las mujeres participan menos en blogs políticos que los hombres[2]. Según ella esta participación se veía limitada por su falta de confianza en si mismas (producida por su socialización) y su falta de tiempo (por tener que cuidar la casa y la familia más que los hombres) que desembocaba a su vez en una falta de interés por lo político. Se puede entender fácilmente : al no tener mucho “tiempo libre”, no se puede interesar por muchos temas variados y el de la política tal vez no venga primero.

Pues estas hipótesis se ven bastante confirmadas por los datos de la ola 2014 de la Encuesta Social Europea (ESS) ya que el conjunto (o sea la media) de las mujeres europeas de la muestra votaban menos que los hombres[3] y al mismo tiempo se decían menos interesadas y confiadas que ellos (documento 1[4]).

 

Pero sigue siendo la pregunta de ¿ por qué algunas de ellas votan más que sus conciudadanos masculinos ? Es el caso de las habitantes de Suecia, Noruega, Dinamarca, Bélgica, Slovenia, Estonia e Irlanda; y también se aproximan mucho las tasas de participación electoral de ambos sexos en Finlandia, Países Bajos, Lituania y Polonia[5] (documento 2[6]).

 

Se podía explicar esta diferencia de participación electoral por la religión dominante en cada país, que en el fundo se relaciona mucho con la socialización. De hecho, parece que las mujeres votan más en los “países protestantes”. Dentro de los once países en los cuales votan más que los hombres o casi tanto como ellos, cinco son países con confesión protestante dominante (o sea casi la mitad); mientras que entre los ocho países en los cuales votan menos que ellos, seis (o sea más de la mitad) tienen una religión católica dominante (documento 3[7]). Quizás el protestantismo, por otorgar más importancia al individuo, transmita a sus fieles una mayor confianza en sus aptitudes personales. Pero se puede también aclarar esta observación a la luz de la teoría de los clivajes desarrollada por Lipset y Rokkan. De hecho, mientras que en los países que conocieron la reforma protestante el clivaje Iglesia – Estado no cobró mucha fuerza, en los países de tradición católica fue intenso[8]. Entonces allí no se quería dejar a las mujeres votar por temor de que votaran siguiendo los consejos del cura (y así favoreciendo a la Iglesia), lo que probablemente tuvo repercusiones en la socialización de las mujeres y en su papel político.

Por otra parte, se puede notar que el “tiempo libre” tiene un impacto claro en la participación electoral. Comparando la repartición del trabajo no pagado (o sea principalmente el trabajo doméstico) entre hombres y mujeres, se nota que las mujeres tienden a votar más en los países en los cuales se reparten más las tareas domésticas y entonces en los cuales tienen más tiempo libre (documento 4[9]), lo que confirma otra vez lo que Sílvia Claveria intuyó.

 

Al final, parece difícil sacar conclusiones. Por el momento faltamos de estudios centrados en las diferencias de participación electoral entre las europeas. Sin embargo se destacan dos tendencias. Primero, las mujeres tendrían más propensión a votar en los países “protestantes” , y luego, votarían más en los países en que comparten de manera más igualitaria las tareas domésticas con los hombres. Entonces se pueden aplicar en parte las observaciones de Sílvia Claveria acerca de la participación en los blogs políticos a la participación electoral. Quizás están aquí algunas de las claves que permiten entender por qué las mujeres nórdicas tienden a participar más en política que sus vecinas del Sur y del Oeste. Ellas recuerdan la clave explicativa más intuitiva : a más igualdad entre hombres y mujeres, más igualdad en sus tasas de participación electoral; a pesar de que no sea tan sistemático, dado que la participación electoral depende de muchos otros factores.

 

Referencias:

  • [1] “The political dimension currently holds the widest gender gap Key findings” in Global Gender Gap Report, 2017 (p.viii de la sección Key Findings). Recuperado de: http://www3.weforum.org/docs/WEF_GGGR_2017.pdf
  • [2] Claveria, Sílvia. 2015. “¿Por qué las mujeres participan menos en los blogs políticos?”. Politikon, 3 de marzo de 2015. https://politikon.es/2015/03/03/por-que-las-mujeres-participan-menos-en-los-blogs-politicos/
  • [3] Según los datos de la ola 2014 de la ESS, el 75,8% de las interrogadas habían votado en las últimas elecciones nacionales contra el 77,7% de sus conciudadanos masculinos.
  • [4] Documento 1 elaborado con los datos de la ola 2014 de la ESS. Lectura : más de la mitad de las mujeres no se interesaban por la política en 2014 (58%) mientras que era el caso de sólo el 44,5 % de los hombres, que resultaban entonces ser una mayoría interesada por la política (ver gráfico 1).
  • [5] La tasa de participación electoral de las mujeres es inferior a la de los hombres pero a altura de menos de un punto de porcentaje.
  • [6] Documento 2 : mapa elaborado con los datos de la encuesta 2014 de la ESS (tabla ponderada con “voted in last election” en línea y “gender” en columna), utilizando el sitio web http://www.hugolescargot.com/coloriages/1075-carte-europe/
  • [7] La religión dominante de cada país europeo de la muestra de la ola 2014 de la ESS fue establecida mediante los propios datos de esta ola, seleccionando la religión más indicada por los interrogados en la pregunta “religion or denomination belonging to at present”. Países con dominante protestante : Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Países Bajos, Reino Unido, Alemania. Países con dominante católica : Portugal, España, Francia, Irlanda, Suiza, Bélgica, Austria, Slovenia, República Checa, Hungría, Polonia, Lituania. País con dominante ortodoxa : Estonia. Mapa elaborado con estos mismos datos y utilizando el sitio internet : http://www.hugolescargot.com/coloriages/1075-carte-europe/
  • [8] Lipset, SM. y Rokkan, S. ”Cleavage Structures, Party Systems, and Voter Alignments,” in Peter Mair (ed.) The West European Party System (Oxford: Oxford University Press, 1990), pp. 91.
  • [9] Mapa elaborado con los datos sacados de una encuesta realizada por la OCDE, recuperados de : http://www.oecd.org/gender/data/time-spent-in-unpaid-paid-and-total-work-by-sex.html