Pierre Bonet.

Ilustración: Fuente : elcorreoweb.es, http://elcorreoweb.es/historico/el-obispo-de-bilbao-preside-una-mesa-electoral-tras-no-prosperar-su-recurso-PHEC679556

#Voto

#Religiosidad

#ComportamientoPolítico

#ParticipaciónPolítica

En el mundo en el que vivimos parece banal afirmar, como lo hizo el filósofo alemán Nietzsche en 1882, que  “Dios ha muerto”[1]. Esta expresión parece poner de relieve la desaparición progresiva de la religión entendida como sistema de creencias, de prácticas e instituciones en relación con lo sagrado[2], frente al auge de un pensamiento racional heredero del pensamiento positivista. Se puede pensar que el desencanto del mundo y la pérdida de influencia de la religión sobre las sociedades ( secularización )[3], sobre todo occidentales, devolvieron la religión al ámbito privado y negaron su capacidad a influir el comportamiento de los seres humanos en el mundo moderno. No obstante, desde hace unos años, hace falta destacar que se produce un auge de la presencia de la religión en los acontecimientos políticos que sea con el empoderamiento del terrorismo islamista o la introducción en el debate político de temas ( por ejemplo el matrimonio homosexual o el aborto ) que tienen una resonancia en el pensamiento religioso.

Frente a esta paradoja se puede afirmar que ¿La religión contraataca? O existen otros factores que pueden explicar el regreso en política de temas y valores vinculados con el ámbito religioso.

En este artículo, nos centraremos en el estudio de la religión católica porque sigue siendo la religión mayoritaria en Francia y así puede, potencialmente, explicar una parte de los comportamientos políticos de una mayor parte de la población.

 

A la hora de votar la religión influencia en el comportamiento:

El primer gráfico permite destacar dos conclusiones. Por una parte, se observa que los católicos tienden a participar mucho en cada uno de los comicios nacionales, aunque hay variaciones que se pueden explicar por las características propias de cada elección como los temas, las personalidades de los candidatos etcétera. Explica también las variaciones de la participación electoral global. Cuando esta baja, la de los católicos baja y viceversa. Por otra parte, se observa que, en el periodo estudiado, los católicos participan más que la mayoría del electorado. Así, empíricamente parece existir un vínculo entre el hecho de pertenecer a una religión, aquí la religión católica, y votar durante los comicios nacionales en Francia entre 2006 y 2014.

El segundo gráfico también comprueba que el hecho de pertenecer a una religión parece, empíricamente, tener un impacto sobre el comportamiento electoral. Detrás de esto, ¿ qué actores tienen un papel relevante para explicar esta observación?

 

Pensar el impacto de la religión en términos de religiosidad: el papel de las élites políticas:

Como lo hemos destacado antes, empíricamente, la religión parece tener un impacto sobre el comportamiento electoral de los individuos. Francia es un país muy secularizado, es decir que allí la religión entendida como las instituciones religiosas, dejó de tener un papel importante en los asuntos políticos. No obstante, como lo demuestran autores y encuestas, Francia conoció un aumento de la relevancia del voto religioso desde los años 90[4]. Esta observación parece paradójica. Pero, la secularización del mundo no impidió la permanencia del “creer” en las sociedades humanas. En efecto, cierto es que la religión fue trasladada del ámbito público al ámbito privado ( es lo que quiere decir Nietzsche con su famosa expresión ). Sin embargo, esto solo se tradujo por una caída de lo que podemos llamar el “régimen de validación institucional del creer” es decir la práctica de la religión conforme a dogmas propuestos por una institución religiosa. Esto permite el auge de nuevas formas de organización del creer, fuera de las instituciones tradicionales, a nivel individual o comunitario a través por ejemplo de la creación de asociaciones.[5] En la práctica de su religión se trata ahora más de un “bricolaje religioso”[6]. En efecto, los individuos tienden a modelar sus prácticas y creencias religiosas eligiendo unos aspectos de la religión, y no otros, o introduciendo nuevos elementos que no existen en los dogmas institucionales. Por ejemplo, hoy podemos afirmarnos e identificarnos como católico sin ir a misa todos los domingos o practicar de manera cotidiana nuestra religión.

Observando esto se puede decir que la religión no contraataca en el sentido en que las instituciones religiosas no aumentaron su capacidad de influencia sobre el comportamiento político de los individuos estos últimos años, sino que hay otros factores que podrían explicar el aumento del voto religioso. Así, la religión todavía puede tener consecuencias sobre el comportamiento electoral. Pero, parece ser más la religiosidad, es decir las relaciones que tiene un individuo con la religión o las doctrinas religiosas, fuera de las instituciones, la que puede explicar este comportamiento. La religiosidad existe en la política en Francia sobre todo a través de los temas alrededor de los que giran las campañas electorales y las elecciones. No obstante, son las élites políticas quienes eligen estos temas según sus estrategias y gracias a esto son capaces de activar, desactivar preocupaciones latentes en los votantes (Top-Down)[7]. Por ejemplo, durante las presidenciales de 2017, el candidato François Fillon pasó por ser el candidato de los católicos porque definió posiciones en adecuación con temas y valores vinculados con la moral católica. Esta capacidad de movilización puede explicar las variaciones de una elección a otra de la participación de los católicos y su mayor importancia.

Así, la religión, entendida como institución religiosa, no parece contraatacar es decir volver al centro del tablero político. Es más la movilización de la religiosidad de los individuos, de sus valores latentes vinculados con temas y valores utilizados por las instituciones religiosas que parece tener un impacto. Más precisamente es la movilización de estos temas por parte de las élites políticas mediante sus estrategias partidistas que parece desempeñar un papel activo en la constitución de los comportamientos electorales. En sentido contrario se puede también imaginar que la no adecuación de sus valores con partidos del sistema pudiera acarear abstención. No obstante, hay que matizar el balance de nuestro análisis porque quizás los resultados puedan ser diferente en elecciones locales o europeas donde hay que tener en cuenta otros factores como la relevancia de la elección o el compromiso de los partidos en esta.

 

Referencias:

  • [1] Nietzche Friedrich, La Gaya Ciencia, aforismo 125, 1882.
  • [2] Nay Olivier ( dir. ) Lexique de Science Politique, Vie et Institutions politiques, 3ème édition, Editions DALLOZ, 2014 ( página 530 ) [ traducción ].
  • [3] Gauchet Marcel, Le désenchantement du monde, Ediciones folio essais, 1985 ( traducción ).
  • [4] Cordero Guillermo “Religiosidad y voto en 34 democracias europeas”, Revista Española de Ciencia Política. Num. 34, Marzo 2014, pp. 35-65.
  • [5] Hervieu Léger Danièle, Le Pèlerin et le converti : la religion en mouvement, Ediciones Flammarion, 1999 ( paginas 196 – 200 ).
  • [6] Hervieu Léger Danièle, Le Pèlerin et le converti : la religion en mouvement, Ediciones Flammarion, 1999 ( paginas 196 – 200 ).
  • [7] Cordero Guillermo “Religiosidad y voto en 34 democracias europeas”, Revista Española de Ciencia Política. Num. 34, Marzo 2014, pp. 35-65.