Iván Jesús Poyato Gutiérrez.

 #Voto

#Nacionalismo

#ComportamientoPolítico

Cataluña y País Vasco son dos regiones autónomas con un fuerte arraigo nacionalista pero con varias diferencias que hacen distinta la evolución del modelo nacionalista en estas dos regiones. País Vasco, acaba evolucionando hacia un modelo muy autonomista y Cataluña avanza hacia un modelo independentista. Esta evolución podría responder a los cambios en los gobiernos y políticas del parlamento nacional en las últimas elecciones generales celebradas entre 2006-2012 y los cambios en los modos de relacionarse del gobierno nacional con el regional.

Como observaremos, las diferentes formas de hacer política territorial, va a incidir directamente sobre los niveles de confianza en el parlamento nacional. Una política territorial dura y poco consensuada como la que lleva a cabo el PP utilizando su mayoría absoluta, daría resultado a un desplome en los indicadores de desconfianza, pero por el contrario una política más abierta e inclusiva como la que llevó a cabo el PSOE durante 2004-2011 daría lugar a unos índices mayores de confianza.

Actualmente, estamos ante un escenario histórico con un movimiento nacionalista catalán muy movilizado, tanto así que las élites se han visto con el apoyo suficiente de las bases para proclamar la independencia. Esto último, contrasta mucho con la situación vasca. Hay estudios que revelan que el independentismo vasco está en sus horas más bajas. Desde el llamado “Plan Ibarretxe” el independentismo ha ido desinflándose. Como consecuencia de la deriva nacionalista de Ibarretxe, el PNV pierde el gobierno autonómico tras las elecciones autonómicas que tuvieron lugar en el año 2009. Es aquí donde entra en juego el modelo espacial de voto, recogido en el texto de Albertos. Un modelo que tiene dos dimensiones como referencia, la ideológica y la nacionalista en la que los electores se decantan más por una o por otra. Según Albertos “los votantes vascos prefieren votar, a partidos cercanos a sus preferencias en la dimensión ideológica, que a aquellos en el eje nacionalista” (Albertos 2002, 153-181) Lo que dice Albertos, se demuestra en las elecciones del año 2009; más polarización sobre el eje nacionalista y mayor peso a la ideología por parte de los electores, dió lugar a la subida del PSOE cuya posición sobre el eje ideológico era mucho más estable. En las posteriores elecciones autonómicas, el PNV comprendió el mensaje de las bases populares, pues dejaron atrás la deriva nacionalista y volvieron a la senda de la política ideológica volviendo a recuperar gobiernos.

Por otro lado, es interesante observar la evolución de la confianza en el Parlamento Nacional de los Vascos y Catalanes. Este es un factor clave que condiciona las relaciones políticas y que analizaremos más adelante en este post.

 

El gráfico nos muestra cómo ha ido retrocediendo la confianza en el año 2012 con respecto a 2006. En el caso Vasco, podemos observar la subida de alrededor de 10 puntos porcentuales de los que no confían casi absolutamente nada (no trust) y también un descenso más ligero de los que sí confiaban (5) En el caso catalán, las diferencias son realmente abrumadoras, pues se aprecia una subida de los que no confiaban casi absolutamente nada, de cerca de 30 puntos porcentuales y el de los que confiaban (5) cae del 52% hasta 28%. Si cogiéramos cualquier otra región Española, veríamos que los niveles de confianza son más altos que en estas regiones.

¿A qué puede deberse esta caída de la confianza en el parlamento nacional desde el año 2006 hasta el año 2012? Hay que hacer un análisis separado del caso vasco y catalán ya que hay diferencias en los factores que explican esta caída.

El caso Vasco:

Durante la segunda legislatura socialista, el Presidente Zapatero estaba sostenido por una mayoría simple y buscar acuerdos o pactos para mantener la estabilidad de su gobierno, se convirtió en requisito indispensable. Un ejemplo de ello, es la aprobación de los PGE del año 2008 y 2010, en la que el apoyo del PNV se convirtió en fundamental. Se da una situación por tanto de diálogo necesario.

Cuando en las elecciones de 2011, el PP sacó mayoría absoluta, la situación cambió pues no se requerían de acuerdos para mantener la estabilidad gubernamental y Rajoy podría llevar a cabo cómodamente sus políticas hasta las últimas consecuencias. Solo el simple hecho de no haber pactado o consensuado ciertas medidas con aquellas regiones que abogaban por un mayor autonomismo como P. Vasco y teniendo en cuenta que en esta región tiene un peso importante la dimensión ideológica, podría haber sido un estímulo para el aumento de la desconfianza.

 

Efectivamente, los gráficos muestran cómo la desconfianza en el parlamento nacional aumenta. Por parte de los ciudadanos que se sienten cercanos al PNV la confianza se mantiene estable, pero se aprecia un aumento de polarización entre los que “no trust” y las posiciones cercanas al 8.Esto puede deberse a dos motivos. El primero, los “no trust” abogarían más por el entendimiento y el pacto con el gobierno nacional. Segundo, los cercanos a las posiciones 6 y 8 podrían estar más de acuerdo con la política ideológica del PP que la del PSOE. Lo más destacable, es el aumento desproporcionado de la desconfianza de los cercanos al PSOE, aunque lógico porque el gobierno nacional cambió de partido y con ello de ideas.

 

El caso Catalán:

En el año 2006, con un gobierno socialista en la Moncloa, se realizó la reforma del Estatut catalán, un compromiso del entonces Presidente Zapatero. Por lo general, el Estatut otorgaba una mayor capacidad de gestión y autonomía al gobierno catalán. Este podría haber sido un estímulo por el cual la confianza estaba mucho más elevada en el año 2006 que en el año 2012. Los votantes nacionalistas confiaban en la buena voluntad y predisposición del Presidente Zapatero para con ellos. Por otra parte, los populares se opusieron rotundamente a la aprobación del Estatut e incluso llegaron a recurrir a la impugnación.

En las siguientes elecciones generales del año 2011, los populares sacaron una mayoría absoluta bastante cómoda. Los catalanes, sobre todo los nacionalistas votantes de ERC y CIU vieron como un torpedo contra la capacidad de autogobierno las acciones llevadas a cabo por el PP y por ello en los siguientes gráficos podemos comprobar como la desconfianza de las personas que se sienten cercanas a los partidos nacionalistas fundamentalmente, se dispara con un nuevo gobierno popular con una política territorial mucho más dura. Quizás esta sea una de las razones por la cuales se ha llevado a la vía independentista a Cataluña.

 

En estos dos gráficos podemos comprobar lo anteriormente dicho, es digno de consideración el aumento desproporcionado de la desconfianza entre los ciudadanos que se sienten cercanos a ERC, aproximadamente un 50% más, los cercanos a CIU también desconfían más en el gobierno popular que en el socialista. El caso de CIU es curioso ya que aunque el PP se encuentra más próximo ideológicamente hablando la desconfianza sube en los puntos 3 y “no trust” por lo que confiaban más en el gobierno socialista. Contrasta con los que se sienten próximos al PP en la que sube la confianza tras las elecciones. Lo que nos estaría diciendo  que en Cataluña tiene un gran peso la dimensión nacionalista.

En conclusión, mediante el análisis de este post hemos podido comprobar como elemento común a estas dos regiones, que los índices de confianza en el parlamento nacional han descendido como reacción a las diferentes formas de llevar a cabo la política territorial de los dos diferentes gobiernos que hemos analizado. También hemos observado la predominancia del eje ideológico en el País Vasco, frente a la dimensión nacionalista. En cambio en Cataluña la política de hostigamiento del PP en los años de oposición contra el Estatut de Cataluña podría haber encendido la mecha nacionalista-independentista liderada por ERC y CIU (hoy PDC)

 

BIBLIOGRAFÍA

  •  Texto de referencia para análisis del caso Vasco (Albertos 2002, 153-181).
  • Los gráficos han sido realizados exclusivamente a partir de los datos ofrecidos por la “European Social Survey” concretamente las olas 3 y 6 correspondientes a los años 2006 y 2012.
  • Elaboración del gráfico de “PROGRESIÓN CONFIANZA PARLAMENTO NACIONAL” a partir de los datos extraídos de la ESS. Procedimiento de elaboración en Excel (Los demás reflexiones son “cosecha propia”):