Alexane Barroux y Emma Gaubert.

 

Con tan solo 39 anos, Emmanuel Macron consiguió arrebatar la victoria a Marine Le Pen, consiguiendo ser el mas joven socio del palacio del Eliseo. El Estado francés reembolsa los costes de campaña a todos los candidatos
que hayan obtenido 5% del voto tras la primera ronda. Así pues, nos ha parecido preciso plantearnos estudiar las diferentes características de estos candidatos limitándonos a los que lograron obtener
ese famoso 5% del voto.

A lo largo de la Quinta República se han celebrado elecciones presidenciales once veces. Como podemos notarlo observando la gráfico 1 la edad ha ido cayendo a partir de 2007. Sin embargo, cabe también destacar que, en Francia, se puede ser candidato a partir de los 18 años y con que el candidato obtenga los 500 patrocines requeridos.

Pese a ese límite de edad el candidato más joven que haya obtenido al menos 5% del voto fue Emmanuel Macron en 2017 – 39 anos, ósea una Diferencia de 21 años con 18 en la que no hay ni un solo candidato
representando al electorado de 18 anos a 39. A la luz de estos datos, se puede considerar que Francia tiene un electorado con nítida preferencia para candidatos más viejos o «maduros» ya que por ejemplo en 1969 el candidato más joven tenía 59 años. Hubo que esperar a 2012 para que el candidato más joven en lograr 5% de los votos pase
debajo la barra de 45 anos de edad. Especularemos que la éleccion de un candidato tan joven a la presidencia de la republica es la consecuencia en parte de tantos anos con candidatos tan « viejos » relativamente al resto de
la población.

Lo que resalta a primera vista sobre esta media es que en 1974 y 2017 cae de manera tremendamente inmediata. Para la de 2017, podemos hablar de un « trend » que ha visto desde 2002 la edad de los candidatos ir bajando constantemente. En 1974, es un cambio brutal que resulta difícilmente explicable.

De especial importancia es resaltar que la caída libre desde el 2002 hasta 2017 va de 63 años a una media de 53. Esta nueva juventud de los candidatos corresponde al mismo decrecimiento que se puede observar en la edad del candidato más joven. Es decir que la misma caída que vemos en la gráfico 1 queda ilustrada en la 2 aunque este mucho más visible en la gráfico 2.
Por lo tanto, hablando de manera general, los candidatos se han hecho más jóvenes desde 2002. ¿Como se puede explicar esto?

El año 2002 coincide con la espectacular irrupción del Frente Nacional al secundo turno de la elección presidencial. Este cataclismo político inicio y propulso la llegada de toda una nueva generación en los partidos políticos, de la militancia a los altos cargos y mandos de los partidos. Esta nueva generación que llegó en política a través de la lucha contra la extrema derecha a la izquierda en mayoría pero también a la derecha parece haber hecho caer la media de la edad de los candidatos « importantes ».

En 2017, la edad de Emmanuel Macron tiene indudablemente influencia en la baja de la curva de la gráfico 2. Mediante estas dos gráficos se puede demostrar que los candidatos a la elección presidencial francesa eran
mayores, aunque en los últimos anos destaca que se hayan vuelto más jóvenes. También resulta sobresalientemente interesante investigar cuantos candidatos consiguen el 5% del voto. Puede ser considerado como una buena manera de medir el fraccionamiento del espectro político francés. En efecto, no se podría medir correctamente los pedazos del espectro tan solo con el número de candidatos. Un candidato que obtiene 0.75%
generalmente tiene un efecto marginal sobre quien acaba ganando la elección al final. Sin embargo, uno que tiene 5% no solo influye en el resultado final con mas certitud pero es también mucho más revelador de un verdadero debate que existe en el seno de la sociedad francesa a cerca de un tema.

En esta gráfico se pueden notar dos periodos distintos. El primero empieza en 1965 y acaba en 2002. El segundo va de 2002 a 2017. Durante el primer periodo y tras una leve estabilización a 4 candidatos este número no cesa de crecer hasta encontrar un clímax en 2002. Este coincide con la llegada en la segunda vuelta de la elección presidencial del Frente Nacional en un contexto de extrema tensión social y política. Esto se ve ilustrado en el
número de candidatos. En 2002, los votos se dividieron entre muchos candidatos, candidatos pequeños se han vuelto candidatos «importantes» que logran obtener el 5% de los votos.

También es sorprendente constatar que, aunque ese número de candidatos haya automáticamente caído en 2007 – seguro que la memoria de lo próximo que había estado Francia a poner la extrema derecha al poder ayudo – el
sistema político francés jamás a alcanzado mayor fraccionamiento de nuevo desde entonces. En 2012 y 2017 se estabilizo a 5 candidatos que obtuvieron 5% de los votos cuando en 1974 – antes de que empiece a crecer el número de candidatos – tan solo habían 3.

Podemos entonces decir que el sistema político francés se ha progresivamente dispersado durante los años 1970, 80 y 90 hasta 2002. En ese momento, los partidos tomaron la plena conciencia de los riesgos que comportaba la creciente dispersión del escenario político, al menos al nivel presidencial. Desde entonces, se ha des-concentrado de manera notable, perdiendo dos candidatos.
Francia siempre ha sido un laboratorio experimental para diversas ideas y utopías políticas. El pueblo francés es un pueblo eminentemente político y el debate público es a veces muy virulento. En los gráficos, los cambios de las
curvas son brutales y a veces muy importantes.

El del numero de candidatos – gráfico 3 – es indudablemente el más importante. Es posible notar el tremendo efecto que ha tenido el 21 abril de 2002 sobre el número de candidatos, su edad. Toda una nueva generación de jóvenes asalto a los partidos políticos pese a su discredito en la opinión publica lo que provocó un bajón de la edad media de los candidatos.  Paralelamente, el número de candidatos que consiguen esos famosos 5% ha bajado sin volver a igualar el numero de 2002. En Francia, los candidatos a la Presidencia de la Republica, tienden a ser mayores de 50/60 años, lo que ha llevado a algunos autores a hablar de gerontocracia. Efectivamente, la gerontocracia impregna la clase política francesa. ¿Cuántos años se lleva oyendo hablar de Raffarin, Fillon, Juppé, Fabius, Hollande, Sarkozy, Mélenchon? La “limpieza” de la « casta política » parece iniciarse gracias a Macron y su juventud alentadora.