Jorge Sanz Cilleruelo.

#Voto

#Inmigración

#Euroescepticismo

#ExtremaDerecha

Parece indudable que en los últimos tiempos occidente está viviendo un periodo donde movimientos asociados a la far right, como el Brexit y la victoria electoral de Donald Trump, que ciertos autores consideran que estuvieron impulsados por una derecha populista (Inglehart y Norris, 2016), cobran importancia. En el plano continental, el ascenso de partidos de extrema derecha en Alemania, Francia y Austria en las últimas elecciones de dichos países, AFD, Front National y FPÖ respectivamente, también considera la literatura que se enmarca dentro de una tendencia de “Contemporary Far-Right Racist Populism” (Vieten y Poynting, 2016).

Particular atención de este fenómeno merecen también los países nórdicos. Viene precedido por una base de partidos populistas de derechas que, sin ser necesariamente radicales como los de ahora, tuvieron relevancia a principio de los años 70 en Dinamarca y Noruega (Rydgren, 2010). El caso de Suecia es distinto a los anteriores países, ya que este tipo de partido no empieza a cobrar relevancia significativa hasta el segundo decenio de este siglo, probablemente debido a la importancia perdurable del clivaje económico o a la falta de importancia de la cuestión de inmigración hasta entonces (Rydrgen, 2002), y es por ello que voy a centrar mi análisis en este último país.

Es precisamente ese último factor el que motiva mi estudio. Aun habiendo autores que cuestionan la identidad completa entre partidos de extrema derecha y partidos anti-inmigración (Van Spanje, 2011), la mayor parte de la literatura al respecto es bastante clara a la hora de establecer la relación entre la subida de la inmigración a un país y el aumento al apoyo de los partidos de extrema derecha, máxime si los inmigrantes son trabajadores de baja cualificación (Halla, Wagner y Zweimüller, 2016).

Pero, ¿qué efecto tiene esto en la ideología? ¿Han sido los suecos siempre contrarios a la inmigración, y de ser ese el caso, han sido por ello un país inclinado ideológicamente hacia la extrema derecha? ¿O, por el contrario, es el rechazo a la inmigración un fenómeno nuevo y ello explica el apoyo a partidos de extrema derecha?

Ideología:

Tal y como se puede observar en el gráfico, el posicionamiento en la escala ideológica de los suecos desde la primera ola de la Encuesta Social Europea (ESS, por sus siglas en inglés) se ha mantenido más o menos constante, con un predominio claro del valor 5, es decir, el centro, situándose aquí entre un 20 y 25 por ciento de los encuestados. El resto se lo reparten en partes más o menos iguales la derecha e izquierda, con poco apoyo a las posturas extremas.

 

Por otro lado, el apoyo al partido de extrema derecha por excelencia en Suecia, el Sverigedemokraterna (SD), o Demócratas de Suecia en castellano, no comienza a tomar relevancia hasta las elecciones generales de 2010, en las que pasa por primera vez del umbral mínimo de representación en el Riksdag del 4%. Los datos de la ola de 2016 de la ESS muestran como hasta un 7,5% de los encuestados declararon haber votado a este partido en las últimas elecciones. Sin embargo, el aumento de apoyo a este partido no parece, a simple vista, encontrar correlación clara con un aumento derechista en la ideología de los suecos.

Inmigración:

Si no se puede explicar el auge de SD desde el punto de vista de la ideología únicamente, creo que una buena manera de intentarlo es poniendo esa posición ideológica del encuestado en contraste con su postura frente a la inmigración. Dando por supuesto que los votantes de SD apoyan las posturas anti-inmigración de dicho partido, un aumento del voto a éste podría ser consecuencia de un cambio en la postura frente a la inmigración del electorado sueco, particularmente en los que se posicionan ideológicamente en la extrema derecha.

 

 

Como se infiere de los gráficos, la postura de los que se consideran extrema derecha ha variado considerablemente a lo largo del tiempo. Se puede apreciar como en 2002, año de la primera ola de la ESS, en el que SD obtiene un 1,6% de los votos, un 20% de los encuestados está convencido de que los inmigrantes hacen de Suecia un país peor para vivir, y un 35% que los inmigrantes hacen que la economía del país vaya a peor. No obstante, en 2010, año en el que SD obtiene suficientes votos para entrar en el parlamento sueco, estos porcentajes se reducen al 13 y al 15%, respectivamente, para volver a subir hasta el 25 y 33% en 2016.

¿Cómo se explica entonces este aumento del voto a SD, si la extrema derecha no parece seguir ningún patrón respecto de sus posturas frente a la inmigración? La respuesta puede estar en el siguiente gráfico.

Tal y como se indicaba en el apartado de ideología, el aumento del voto a SD no implicó un desplazamiento en la escala ideológica hacia la derecha de los suecos, y es que, en efecto, el gráfico muestra que SD no obtuvo la mayoría de sus votos de gente que se ubica a sí misma en la extrema derecha ideológica. De hecho, en torno al 65% de los votantes de SD se consideran de centro o de derechas.

¿Qué significa esto? ¿Es coherente votar partidos anti-inmigración sin ser de extrema derecha o, por el contrario, los votantes que se consideran de centro se avergüenzan de confesar ser contrarios a la inmigración? Estas cuestiones no pueden ser resueltas en este artículo, pero abren la puerta a futuras investigaciones que traten de profundizar en este tema, quizás desde puntos de vista alternativos como el sociológico o el económico. Lo único que se puede sacar en claro en este trabajo es que el aumento del voto a Sverigedemokraterna no se puede relacionar con un cambio en la identificación ideológica de los suecos.

 

 BIBLIOGRAFÍA:

  • Halla, Martin, Alexander F. Wagner, and Josef Zweimüller. “Immigration and voting for the far right.” Journal of the European Economic Association (2017): jvw003.
  • Inglehart, Ronald, and Pippa Norris. “Trump, Brexit, and the rise of populism: Economic have-nots and cultural backlash.” (2016).
  • Rydgren, Jens. “Radical right populism in Sweden: Still a failure, but for how long?.” Scandinavian Political Studies 25, no. 1 (2002): 27-56.
  • Rydgren, Jens. “Radical right-wing populism in Denmark and Sweden: explaining party system change and stability.” SAIS Review of International Affairs 30, no. 1 (2010): 57-71.
  • Van Spanje, Joost. “The Wrong and the Right: A Comparative Analysis of ‘Anti‐Immigration’and ‘Far Right’Parties.” Government and Opposition 46, no. 3 (2011): 293-320.
  • Vieten, Ulrike M., and Scott Poynting. “Contemporary Far-Right Racist Populism in Europe.” (2016): 533-540.
  • Sitio Web Oficial de la Encuesta Social Europea. http://www.europeansocialsurvey.org/