Esperanza C. Hernández Hernández.

#Voto

#Género

#ParticipaciónPolítica

Después de la Transición, en España ha tenido lugar un continuo cambio en los partidos de izquierdas, siendo el PSOE el único partido que ha participado en todas la elecciones. La desaparición del Partido Comunista supuso la creación de un nuevo partido, Izquierda Unida, que desde su fundación también ha seguido esta tendencia. Al margen de estos dos partidos nos encontramos ante una vorágine de partidos de izquierda que han ido surgiendo para posteriormente desaparecer sin dejar huella en nuestra democracia. Además de los partidos a nivel nacional, debemos destacar al Bloque Nacionalista Galego y a Esquerra Republicana de Catalunya, partidos de izquierda y nacionalistas que también han tenido una presencia electoral constante en el tiempo.

El objeto de este trabajo es mostrar la evolución del voto a estos partidos por parte de hombres y mujeres. Se han escogido solamente partidos de izquierda porque es el único espectro ideológico que presenta multipartidismo, ya que la derecha cuenta con un solo partido indiscutible, el Partido Popular. Este partido que tiene su origen en Alianza Popular, tuvo que adoptar una estrategia política enfocada a la moderación ya que muchas personas identificaban Alianza Popular con la dictadura Franquista. A esto se suma que nuestro país no ha contado con
la presencia de un partido de centro desde Unión de Centro Democrático y que su disolución supuso también el fin de los partidos de esta franja ideológica.

Los datos extraídos de la Encuesta Social Europea nos permiten afirmar que desde la primera ola (2002) hasta la última (2014) el partido más votado de la izquierda tanto por hombres como por mujeres ha sido el PSOE. Sin embargo, si comparamos el porcentaje de hombres y mujeres que votan al PSOE y a Izquierda Unida los resultados son interesantes. El PSOE siempre ha obtenido más votos de las mujeres mientras que Izquierda Unida sigue la tendencia contraria.

Esto podría deberse entre otras razones a que el voto de las mujeres siempre suele ser más moderado que el de los hombres, lo que puede relacionarse con la aversión al riesgo (risk aversion). Este término, de origen económico, se centra en la hipótesis de que las mujeres son menos reacias a arriesgar en la toma de decisiones porque huyen de la incertidumbre y siempre se decantan por la opción que les parece más estable. Esto podría relacionarse con el hecho de que el origen comunista de Izquierda Unida puede hacer que muchas mujeres perciban sus ideales
como radicales y decidan votar al PSOE que es más moderado. Lo referido anteriormente se puede extrapolar a Podemos en la actualidad, recientes datos del CIS han mostrado que Podemos cuenta con un menor apoyo femenino lo que podría deberse a que su ideología es calificada por algunos sectores como extremista y a la imagen polémica y autoritaria que proyecta su líder Pablo Iglesias. Quizás la existencia de un líder más moderado o incluso que este líder fuese una mujer tendría un impacto positivo en el voto de las mujeres a Podemos.

Los datos concretos muestran que el PSOE siempre recibe un mayor porcentaje de votos por parte de las mujeres aunque en algunas olas, como la de 2010, se produzca un acercamiento entre ambas posturas. Por su parte, Izquierda Unida cuenta en 2002 con una diferencia de voto muy amplia entre ambos géneros pero a partir de ahí la tendencia se invierte hasta el año 2012 cuando el voto de los hombres vuelve a ser significativamente superior al de las mujeres.

El período posterior (2006-2010) afianza la tendencia de un aumento del voto femenino al PSOE. Esto se podría deber principalmente a que la implementación en estos años de las políticas sociales de Zapatero, enfocadas en su mayoría a las mujeres, (Ley de Protección Integral contra la Violencia de Género, creación de los Juzgados de Violencia sobre la mujer y del fiscal contra la violencia sobre la mujer, equidad entre hombres y mujeres en los ministerios, creación del Ministerio de Igualdad en 2008, etc) tuvieron un efecto positivo en el voto de estas a su partido. Sorprenden los datos de la ola de 2014 que muestran un descenso del voto de los hombres al PSOE de casi 20 puntos con respecto a 2010 mientras que la caída del voto en las mujeres es más leve, solo de 10 puntos menos. Esto podría deberse a que para las mujeres es más difícil cambiar su voto que para los hombres y a que estas podían considerar al PSOE en ese momento como el partido que más defendía sus derechos. Por tanto, el PSOE se sitúa como el gran referente en las políticas sociales y de desarrollo de derechos civiles en España debido en gran parte a la ineptitud de otras formaciones de izquierda para abordar exitosamente este ámbito y al rechazo del Partido Popular a muchas de estas políticas (votó en contra de las propuestas de Zapatero más importantes en este sector).

En lo relativo a la comparación entre partidos nacionalistas, se debe ser cauto al analizar los resultados puesto que Esquerra Republicana y el Bloque Nacionalista Galego se encuentran en dos escenarios políticos muy diferentes y Cataluña cuenta con una influencia política superior. En Galicia la oferta política de este tipo es reducida mientras que en Cataluña existen más partidos nacionalistas. Los datos muestran que BNG cuenta con un mayor voto femenino, lo que podría relacionarse con que normalmente este partido ha apoyado al PSOE (que también cuenta un mayor voto femenino). Esquerra, por su parte, recibe mayor apoyo por parte de los hombres esto podría deberse a la existencia de CIU, un partido nacionalista más moderado y que tendría mayor facilidad para captar el votos de las mujeres.

Para concluir es importante destacar la importancia del estudio del voto en función del género puesto que se trata de una temática de la que no existen muchos estudios y cuya dinámica sería fundamental entender. La relevancia de este tema reside en que todas las personas tenemos el deber de intentar aportar a la sociedad aquello que podamos para conseguir que esta sea más justa e igualitaria y como bien han demostrado los datos este objetivo se puede alcanzar mediante el voto. El hecho de que el partido de izquierda más votado por las mujeres en España durante la democracia fuese el promotor de las políticas enfocadas a este colectivo debería servir para  concienciarnos de que realmente mediante la participación electoral se pueden defender nuestros derechos y eliminar las barreras que impiden la igualdad.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Datos recogidos en la Encuesta Social Europea (2008-20014) en relación con las variables “Gender” y “Party voted for in last national election, Spain”.
  • Kerman Calvo & Irene Martín (2009). Ungrateful Citizens? Women’s Rights Policies in Zapatero’s Spain.South European Society and Politics Vol. 14, No. 4, pp. 487–502.
  • Silvia Claveria (2016). ¿Por qué las mujeres votan menos a Podemos?. Blog Politikon.
  • Lucía Medina (2015). Izquierda y derecha en España, capítulo 5, pp. 107-156.
  • Montero (2008). Elecciones y sistema de partidos, capitulo 21, pp. 581- 616.
  • Jaime Ruiz-Tagle V. y Pablo Tapia G (2012). Brechas por género en aversión al riesgo. Departamento de Economía, Universidad de Chile.