Por Laura Refoyo Piriz

 

En la actualidad casi un quinto de las mujeres mayores de edad en España se dedica a las labores del hogar. Este dato tiene repercusiones en la vida pública que aún no se han visto analizadas. En términos ideológicos se sitúan más a la derecha y votan más al Partido Popular que el resto de mujeres. Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el PSOE es el único partido con más votantes femeninas que votantes masculinos. Los partidos nuevos (Ciudadanos y Podemos) tiene a sus vez un perfil más masculino, en especial Podemos, del que se declaran votantes 13 hombres por cada 10 mujeres. Este estudio intentará analizar el perfil de estas mujeres para explicar sus diferencias en términos ideológicos.

En primer lugar, el trabajo doméstico está relacionado con el conjunto de labores no remuneradas que realizan en este caso las mujeres en su propia casa con el fin de satisfacer las necesidades básicas de subsistencia. En numerosas ocasiones la exclusividad en su desempeño las aleja de otras tareas fuera del ámbito doméstico.

Hace apenas medio siglo, una amplia mayoría de las mujeres se dedicaba en exclusividad a las tareas del hogar. Generalmente la incorporación al mercado laboral terminaba una vez que se celebraba el matrimonio. No fue hasta finales de la década de 1960 cuando se empieza a compatibilizar el trabajo de ama de casa con la maternidad y además la incorporación al mercado de trabajo. Muchos analistas se refieren a este cambio por la tendencia a retrasar la edad media del matrimonio y un estilo de vida más orientado a la esfera laboral y por tanto menos dependiente económicamente de la pareja.

Los rasgos que caracterizan a “las amas de casa” según la investigación de Josep Lobera y Ansgar Seyfferth son (ver anexo):

  • El 72% no tiene estudios por encima de la secundaria
  • El 67% tiene más de 54 años; apenas un 3% tiene menos de 35 años.
  • En los pueblos de menos de 2.000 habitantes suponen el 23% de las mujeres, mientras que en las ciudades de más de un millón representan el 7%.
  • Las Comunidades Autónomas con una mayor proporción de mujeres dedicadas al hogar son Castilla-La Mancha (28%), Asturias (27%) y Cantabria (23%). En el otro extremo, Madrid (11%), Baleares (11%), Navarra (11%) y Cataluña (12%) son las comunidades autónomas con una menor de mujeres amas de

A través de una serie de entrevistas cuyo análisis ha sido elaborado por el centro Metroscopia se ha podido llegar a una serie de resultados que abordan el perfil político de las amas de casa. Efectivamente votan más al Partido Popular y por de situarse ideológicamente más a la derecha que el resto de mujeres (5.2 frente a un 4.8 en una escala de 0 a 10). En las elecciones de 2008 un 35% de ellas votó al PP, 10 puntos porcentuales por encima que el resto de mujeres, en 2011 un 39%. A su vez registran una menor proporción de antipatía política por este partido (30%) que el resto de mujeres (41%). No hay que olvidarse tampoco que es el colectivo que mejor ha evaluado la labor de Mariano Rajoy: 5,8 sobre 10, casi un punto más que el resto de ciudadanos.

De estos resultados nos puede venir una imagen tradicional de la mujer española, una ama de casa que es reticente a cambios y que dedica todo el tiempo a cuidados del trabajo doméstico y a los cuidados de la familia. Este tipo de perfil se solapa con el estereotipo del voto conservador . Dicho perfil es la ama de casa católica votante de derechas sin formación por encima de la obligatoria que no llega a dedicarle tanto tiempo como los hombres a la política y por tanto desconfía a su vez de los nuevos partidos.

Por otra parte, está demostrado científicamente que la aversión al riesgo no es igual para los diferentes géneros. Las mujeres son más reacias al riesgo que los hombres y esas diferencias no son resultado de la biología sino de la distinta socialización a la que se encuentran hombres y mujeres. En el ámbito social están mejor valorado los comportamientos arriesgados las acciones llevadas por hombres. En el caso del ámbito político, el voto femenino es más reacio a votar a partidos con propuestas más extremas o cuya viabilidad esté en entredicho.

A su vez tampoco votarían afirmativamente frente escenarios de gran incertidumbre. Además ellas utilizan más la respuesta “no sé/no contesto” cuando se les pregunta a qué partido votarán lo que dificulta determinar su intención de voto.

No obstante en la actualidad el abanico de partidos políticos ha aumentado y dichas diferencias han disminuido algo en el caso de Ciudadanos pero no en el caso de Podemos cuyo líder Pablo Iglesias es el político con diferencia peor valorado entre mujeres a diferencia de los hombres. Analizar este rechazo supondría utilizar estudios cualitativos como la actitud del propio dirigente del partido cuyas alusiones al conflicto podrían alejar a los intereses de las mujeres.

 

Bibliografía

Burton, M., & White, D. (s.f.). Sexual Division of Labor in Agriculture. Household Economies. Carrasco, C., & Rodríguez, A. (2000). Women, Families, and Work in Spain:., (págs. 45-57).

Centro de Investigaciones sociológicas. (s.f.). Obtenido de http://www.cis.es/cis/opencms/ES/index.html

Clavería, S. (8 de Julio de 2016). Politikon. Recuperado el 26 de Marzo de 2018, de Política: https://politikon.es/2016/07/08/por-que-las-mujeres-votan-menos-a-podemos/