Christian Rodríguez Murillo.

#Elecciones

#Ideología

#FactoresPsicológicosDelVoto

En el imaginario colectivo general y hablando a grandes rasgos, en lo que a abstención se refiere, podemos afirmar que una de las ideas principales que reinan es que quienes más se abstienen se sitúan ideológicamente en posiciones más cercanas a la izquierda, siendo mucho menor el porcentaje con respecto a las demás ideologías. A lo largo de las siguientes líneas, descubriremos si esta afirmación es acertada o si por el contrario nos encontraremos con tendencias ideológicas muy distintas.

Antes de entrar en materia, en el fondo del asunto, debemos asentar ciertos conceptos que aparecerán de manera recurrente a lo largo del siguiente texto y que se antojan necesarios para comprender aquello que aquí venimos a tratar. Por un lado, tenemos a sujetos «no votantes», es decir, sujetos que se abstienen de ejercer su derecho al voto en unas elecciones. A pesar de lo laxa que resulta esta suerte de definición que he presentado para abstención, no podemos relacionar este concepto con algo sencillo y vacío de contenido, ya que este fenómeno es uno de los que más presión y tensión pueden introducir en una toma de decisión colectiva.

Por otro lado, tenemos la ideología, concepto mucho más amplio que el anterior y que podemos definir como una concepción particular del mundo, donde se dan una serie de juicios con respecto a la naturaleza humana y de la sociedad, la economía y el sistema político, así como de los límites de la democracia, la libertad, la organización o la participación popular.

Una vez aclarados estos dos términos, vamos a tomar una serie de variables extraídas de la Encuesta Social Europea para hacernos una idea, a rasgos generales, de cómo se relacionan la ideología y la abstención en los 21 países que conforman la séptima ola de análisis, llevada a cabo en 2014 (Gráfico 1). Tomando por un lado la variable “¿Votó en las últimas elecciones?”, y por otro la variable “Posición en la escala izquierda-derecha”, podemos observar como una mayoría abrumadora de aquellos que decidieron no ejercer su derecho al voto en las últimas elecciones se sitúan a sí mismos en la posición que representa el 5, es decir, justo en la mitad de una escala que abarca del 0 (extrema izquierda) al 10 (extrema derecha).

Obtenemos un resultado muy sorprendente y característico, no obstante, para saber si esta situación se produce de igual modo en los distintos países que conforman la encuesta y observar si nos encontramos ante un resultado que puede ser extrapolado, dividiremos Europa en cuatro zonas, a saber, Sur, Centro, Norte y Este, tomando de cada división 2 países distintos (Gráfico 2). El Sur estará representado por España y Portugal; el Centro por Alemania y Austria; el Norte por Suecia y Noruega; y el Este por Lituania y Estonia.

Podemos apreciar, a la luz del Gráfico 2, como en los diferentes países para los que hemos realizado el análisis se sigue cumpliendo el resultado que habíamos obtenido del análisis global para todos ellos, por lo que podemos afirmar, con escaso margen de error,  que la ideología con la que en mayor medida se relacionan aquellos sujetos que no votan es la comprendida en el 5 de la escala, el centro político.

De momento, con el análisis de estos datos, podemos afirmar que la idea clásica que reza que la mayor parte de los que se abstienen tienen una ideología más ligada a la izquierda (Belén Barreiro, El problema de la abstención en la izquierda) no es correcta, pues no podemos considerar al 5 como izquierda y es ahí donde se concentra la inmensa mayoría de los sujetos que no votaron. Del mismo modo, llama la atención como la distribución de los votantes y de los que no lo hicieron, en la escala, es relativamente similar, sin enormes o desproporcionadas diferencias. Una vez hemos realizado un análisis superficial de los datos obtenidos, debemos preguntarnos a qué se deben estos resultados, averiguar si existe una explicación razonable para ello.

Dado que la abstención es un elemento amplio y complejo, no podemos tratarla como una figura única e indivisible, sino que debemos entender puede subdividirse en diferentes tipos. Algunos de los tipos de abstencionismos más destacados (Dominique Memmi, L’engagement politique) son la abstención pasiva o sociológica (sujetos que renuncian al proceso político por falta de interés en la política); y la abstención activa o ideológica (sujetos que en cierto modo rechazan la legitimidad del sistema político por falta de afinidad con el mismo).

Dado que hemos obtenido resultados muy relacionados con la ideología, dejaremos de lado la abstención pasiva o sociológica debido a que los sujetos de este grupo poseen un interés limitado por la política, y nos centraremos en la activa o ideológica. Conforme a este tipo de abstención, podemos desarrollar dos teorías diferentes que den explicación al fenómeno que estamos analizando.

De una parte, contaríamos con una teoría que nos evoca a que existe una mayor abstención cuando la ideología se encuentra en el centro, debido a que el elector no localiza una organización política que represente sus intereses. En la actualidad, nos encontramos con sistemas de partidos más o menos polarizados a izquierda y derecha, y muy pocos encajan con una definición de centro como la que ofrece Eugenio Martínez Rodríguez (Equilibrio y centrismo político): “una ideología que combina lo mejor de la derecha y la izquierda en unas plataformas mucho más balanceadas”, por lo que los sujetos que se posicionan en el centro no encuentran representación en los partidos tradicionales.
De otra parte, podemos plantear que los abstencionistas se sitúan en mayor medida en la posición de centro debido a que, en realidad, no poseen una ideología clara y únicamente se sitúan en el 5 por una suerte de comodidad relacionada con la idea de que el centro es el espacio de la “neutralidad” política.
Podemos concluir este documento, por tanto, afirmando que la mayoría de los sujetos que no votan sitúan su ideología en el centro, y contamos con varias teorías que nos ayudarían a comprender este fenómeno.

Referencias:

  • Barreiro, Belén – El problema de la abstención en la izquierda.
  • Martínez Rodríguez, Eugenio – Equilibrio y centrismo político.
  • Memmi, Dominique – L’engagement politique.
  • Datos de la Encuesta Social Europea (2014).